A 25 años del asesinato de Colosio, revelan contradicciones.

Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) logró desclasificar el expediente del proceso penal que se realizó contra Mario Aburto por el asesinato de Luis Donaldo Colosio el 23 de marzo de 1994 en la ciudad de Tijuana.

Mario Aburto Martínez, un joven de 23 años que trabajaba en una maquiladora, fue detenido durante las primeras horas del magnicidio y admitió que tenía un plan para asesinar a Colosio, pero el expediente revela que se retractó dos meses después.

Durante el proceso de investigación cambiaron los testimonios de la novia de Aburto, Graciela González Díaz y de sus primos Mauricio y Marcelino Ortiz, indican que la autoridad los obligó a cambiar las declaraciones.

El análisis revela una llamada de Salinas de Gortari a Aburto.

A través de una declaración de Mario Aburto se obtuvo la existencia de una supuesta llamada de Carlos Salinas de Gortari:

"Se acercó al declarante un agente que sin ser notado por sus compañeros le dijo que el presidente Salinas de Gortari estaba en el teléfono y quería negociar con él. Y que lo que el declarante quisiera el presidente se lo iba a dar, pero que el de la voz tenía que prestarse a lo que él dijera y que de preferencia dijera que le había pagado un partido político", se observa en el reporte de Indigo.

También una de las revelaciones indica que los escoltas de Colosio, Fernando De la Sota y Alejandro García Hinojosa pertenecientes al Grupo Omega, cambiaron su versión de los hechos.

Otro descubrimiento fue que Jorge Antonio Sánchez Ortega, agente del Centro de Investigación y Seguridad Nacional de la Secretaria de Gobernación (CISEN), fue detenido por llevar manchas de sangre de Colosio en su chamarra, quien declaró no portaba armas, sin embargo, en pruebas de balística se confirmó que el agente tenía plomo en las manos.

La información completa podrás consultarla aquí.




26 vistas