Binomios caninos que trabajan en la Policía Municipal.


Irka y Cobe, pastores belga; Bubu, labrador y Buzz, pastor alemán sable, son los oficiales caninos que forman parte de los Binomios de la Unidad K9 del Grupo de Operaciones Tácticas de la policía Municipal de Hermosillo.

Los canes se especializan en búsqueda de narcóticos, explosivos, protección y ataque.

Fueron entrenados a través de su sensible olfato para encontrar los mínimos indicios de drogas, dinero escondido, explosivos y someter físicamente a posibles delincuentes. Incluso apoyan en el programa “Operación Mochila”

El binomio lo conforman el agente humano policial y el can, para trabajar en equipo; es a través de comandos cortos en francés (assis: sentado, pabuye: quieto, coucher: acostado), que los canes obedecen a su compañero.

Los caninos se alimentan dos veces al día, con porciones de 300 a 400 gramos de croquetas.

Blanca Aguilar Atondo colabora con su binomio, un pastor alemán de 7 años edad, cuenta que en su experiencia de 5 años con Buzz, lo considera como un hijo más, y solicitará que se lo den en adopción cuando el pastor alemán se jubile.

La agente Aguilar Atondo explicó que el entrenamiento de los perros es por medio de olores artificiales de narcóticos y explosivos; desmintió las leyendas de que son drogados o en el caso de los perros de búsqueda de humanos, se les suministra carne humana, para adiestrarlos.

Los cannes provienen de Estados Unidos y Canadá, lugares donde fueron criados y entrenados; a la corporación llegaron cuando tenían de dos a tres años de edad.




¿Te interesó la publicación? Síguenos en facebook ¿Qué Pasa? y mantente informado de lo que sucede en Hermosillo con nuestra app.



0 vistas