Renuncia Mara Gómez, titular de la Comisión de Atención de Víctimas

Mara Gómez renunció como titular de la Comisión Ejecutiva de Atención de Víctimas (CEAV) y afirmó que “no se puede transformar una institución y atender eficazmente la responsabilidades que le compete, si no se cuenta con el apoyo necesario, tanto económico como institucional”.


Vía oficio dirigido a la presidenta del Senado, Mónica Fernández y al presidente Andrés Manuel López Obrador, formalizó su renuncia y externó la existencia de múltiples resistencias, amenazas, infundios y ataques de quienes quieren seguir lucrando económica y políticamente con el dolor de las víctimas y que no están dispuestos a renunciar a componendas y abusos.


“Hay quienes se aferran a los privilegios que indebidamente han tenido por años. Quienes se han empeñado en mal informar al presidente de la República, a los funcionarios y de la opinión pública, tanto a través de las redes como en medios de comunicación. Esa fue la batalla que dimos”, indica la misiva.


Mara Gómez indica que la decisión la tomó por el bien de México, “con serenidad y total responsabilidad", a fin de que el gobierno pueda enfrentar el desafío que representa atender a los 24.7 millones de personas que cada año son víctimas del delito y de la acumulación de más de 61 mil personas desaparecidas reconocidas hasta ahora.


Precisó que desafortunadamente la vocación humanista con la que fue diseñada la CEAV se pervirtió, la obligación legal de garantizar, promover y proteger los derechos humanos de las víctimas de la violencia fue reemplazada por la fórmula clientelar, centrada en el reparto de recursos económicos, usando el dinero para pagar la falta de verdad y de justicia.


Indica que el CEAV se convirtió en un negocio para algunos abogados particulares que a diferencia ante el dolor, se acercaron a las madres que buscan a sus hijos desaparecidos y a otras víctimas para litigar contra la comisión y así obtener honorarios millonarios de hasta 60 por ciento de las compensaciones entregadas.


“Se pretendió convertir la reparación integral en sinónimo de dinero, repartido de forma discrecional, sin transparencia y rendición de cuentas. No sorprende que estas condiciones también se hayan querido hacer de la comisión, patrimonio y botín de intereses políticos”, afirmó. Mencionó que se informó a la junta de gobierno y a la asamblea constitutiva de las irregularidades y se determinó la realización de auditorías a las gestiones anteriores. A la fecha se están llevando a cabo 12 auditorías, seis concluidas con numerosas observaciones que se tienen que solventar y seis más todavía en curso.


Manifiesta su reconocimiento y respeto al Presidente, a quien le desea que consolide la transformación que se ha propuesto y luego por querer extirpar de nuestro país el cáncer de la corrupción”.


1 vista