CONSEJOS PARA REGAR LAS PLANTAS Y CUIDAR EL AGUA

El inicio del verano trae consigo temperaturas que en algunas zonas de México son peligrosas, no solo para la salud humana, sino también para las plantas y animales. Hoy el profesor Alberto Sánchez Estrada, del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), nos comparte consejos para regar las plantas de forma correcta y aprovechar conscientemente el agua, que cada día es más escasa en diferentes comunidades.

¿En qué momento es mejor regar las plantas?

En primera instancia, el académico del CIAD explicó que es necesario subrayar que, si nos referimos a cultivos de explotación intensiva, el mejor momento del riego es durante la mañana, que es cuando el cultivo tiene la mayor tasa de transpiración (el agua que pasa por el sistema interno de la planta y sale a través de células especializadas llamadas estomas); sin embargo, este momento también es cuando se consume más agua, ya que el calor de la mañana provoca mayor evapotranspiración. Por lo anterior, en la agricultura a mediana y grande escala es necesario tecnificar los sistemas de riego para minimizar la pérdida de agua, y asegurarse de que las plantas aprovechen en mayor cantidad el vital líquido.

En el caso de las plantas ornamentales de jardín, el científico de la Coordinación de Alimentos de Origen Vegetal del CIAD indicó que se recomienda regar en la noche, que es cuando hay menor evaporación, por lo que el agua aprovechable está más tiempo disponible.

¿Cómo saber cuánta agua necesita mi planta?

Sánchez Estrada comentó que esta pregunta no se puede responder contundentemente, ya que no hay un sistema que indique con exactitud la necesidad de agua de una planta, debido a que, entre otros, están involucrados factores como las características del suelo y su capacidad de retener el agua, además del clima.

No obstante, agregó que en el ámbito científico existe una técnica (orientada al cultivo intensivo) llamada “uso consuntivo”, la cual determina la cantidad de agua que necesita fisiológicamente una planta para terminar su ciclo de vida correcta y productivamente; sin embargo, dijo, este valor no está determinado en muchos cultivos y solo hay acercamientos de prueba y error para determinar la cantidad de agua.

Si hablamos de jardinería doméstica, puntualizó, podemos establecer que la cantidad de agua que requieren las plantas de ornato es la necesaria para mantener la planta viva, sana y con buen aspecto.

Nuestras plantas nos dan señales

Hay ciertas señales a las que podemos prestar atención para dar un mejor cuidado a nuestras plantas, una de ellas es revisar si la maceta deja escapar agua, ya que esto puede significar que el sustrato no retiene el líquido; por lo tanto, es necesario colocar arcilla dentro de la maceta. Si una vez que hemos agregado la arcilla, la maceta tiene abundante agua en la parte inferior, significa que se está regando de más y, por lo tanto, se desperdicia agua. Una señal de que se está regando adecuadamente es no tener exceso de agua en la parte inferior de la maceta.

Otras señales inequívocas de falta de agua en una planta son que se observa triste, marchita, clorótica (lo verde pasa a ser amarillo), además de que baja drásticamente su producción de flor o fruto. También es posible que crezca muy lento o nada, y que se caigan las hojas hasta que se seque completamente y muera.

Consejos para mejorar la hidratación de las plantas

El investigador del CIAD aconsejó tomar en cuenta las siguientes consideraciones para utilizar el agua doméstica para un riego más eficiente:

· Procurar un sustrato con niveles adecuados de arena, limo, arcilla y materia orgánica que permita retener el agua, este puede conseguirse en los viveros

· Disminuir el área de orificios inferiores de la maceta; es importante que tampoco se llegue a obstruir totalmente y que produzca pudrición en las raíces

· Captar en un recipiente, a través de los orificios inferiores, el agua que haya pasado por una maceta, con el propósito de reutilizarla para el riego de otra planta

· Colocar la planta adecuada al tamaño de la maceta (no poner plantas chicas en macetas grandes)

· Elaborar un macetero o estructura de cultivo que funcione como cascada, es decir, en donde el agua que se vierta en una maceta se filtre por los orificios inferiores y caiga en otra, y así sucesivamente

· Lo más importante que debemos de considerar, desde un principio, es que la planta ornamental no requiera mucha agua, es decir, que sea de la región, pues, por ejemplo, una planta tropical requeriría de mucha agua en una zona desértica

Por último, Sánchez Estrada comentó que la jardinería, como pasatiempo, es una actividad muy emocionante y gratificante, por lo que recomendó, en primera instancia, invertir un poco de tiempo (y algo de dinero) y usar cosas que se tengan en casa como tubos de PVC, mangueras, pegamento, accesorios varios y, en un plano sobre papel, hacer los diseños que se planean adaptar a la obra final. “En internet, principalmente en Youtube, existe bastante información e ideas para

hacer sistemas de riego caseros con diferente nivel tecnológico y adecuado a las necesidades de cada persona”, concluyó el investigador.

Colaboración de Alberto Sánchez Estrada, investigador de la Coordinación de

Alimentos de Origen Vegetal del CIAD.




4 vistas