Dejarán sin fondos a organizaciones civiles.

Ante la noticia de que no se darán recursos a organizaciones de la sociedad civil, dada a conocer por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, AMLO, se encuentra en riesgo la operación de las mismas, y con ello la ayuda que llega a miles de personas que enfrentan diferentes dificultades, desde alimenticias, salud, económicas, educación, incluso las que contribuyen en temas de seguridad, derechos humanos o centros de Desarrollo Infantil (Cendis).


“Es parejo, no se le va a dar dinero a ninguna organización que hacían funciones de gobierno, ni a organizaciones sociales, ni a organizaciones de la sociedad civil, ni a organizaciones de estudios de investigación, porque se les transferían recursos a muchas organizaciones” expresó el mandatario.


De acuerdo al listado del Registro Federal de las Organizaciones de la Sociedad Civil (RFOSC), que está a cargo del Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol), órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría del Bienestar, (antes Sedesol) había 37 mil 254 asociaciones hasta 2016.


El presupuesto a Organizaciones de la Sociedad Civil, OSC, se ha ido reduciendo, en el 2018, 2 mil 275 organizaciones, el 6.4 % del total registradas, recibieron más de 2 mil 700 millones de pesos de la administración pública federal, 50% menos a lo que se otorgó en 2017, año en el que se beneficiaron 10,382 organismos con un monto por los cuatro mil 885 millones de pesos, 30% menos de lo que recibieron en el 2016, 12 mil 793 OSC.


Dichos montos provienen de donativos, subsidios, convenios y Programas de Coinversión Social (PCS) entregados por distintas dependencias públicas e Indesol.


Sin embargo, no todas las OSC que reciben recursos públicos vienen en realidad de la sociedad civil, la mitad de ellos son “organizaciones gubernamentales no gubernamentales” (goverment no goverment), conocidos como “gongos” pero son coordinadas por la Conade y los institutos estatales y delegaciones del Instituto Nacional de Educación para Adultos (INEA).


Son asociaciones civiles con presupuesto etiquetado en distintas dependencias públicas y constituidas por el propio gobierno, sin que nadie haya podido explicar hasta ahora la razón de por qué se hicieron y se mantienen así, indica Rogelio Gómez Hermosillo, consultor internacional experto en programas sociales.


“Por ejemplo, los Centros de Integración Juvenil están en el presupuesto de Salud desde 1970, pero están registrados como A. C. Están etiquetados y reciben dinero porque son en teoría el mecanismo no gubernamental, pero con dinero gubernamental, para el tema de adicciones. Luego el gobierno creó 32 asociaciones civiles a las que el INEA les otorga el dinero. Dinero descentralizado, como todo lo de educación que por ley no puede ser central. En 25 de los estados, la descentralización es a los Institutos Estatales de Educación para Adultos que no configuran como del gobierno, sino como A. C. Todo el dinero de la Conade se da a asociaciones civiles. Es el uso y abuso de la figura de la A.C. para hacer cosas gubernamentales”, considera.


“De hecho, del monto total entregado, como el 50 % o más no va a la OSC sino a gongos. Estas son organizaciones gubernamentales no gubernamentales que por alguna razón administrativa tienen Clave Única de Inscripción al Registro Federal de Organizaciones de la Sociedad Civil (CLUNI), obligatoria para recibir fondos públicos. El problema es que al poner a las gongos en el mismo paquete, se registra un monto mucho más grande de lo que en realidad va a organizaciones de la sociedad civil”, enfatiza Marian Olvera, directora ejecutiva de Alternativas y Capacidades.


“Nosotras no decimos que se le quiten los fondos a esas organizaciones que dependen 100 % de algún instituto gubernamental. Simplemente que no se incluyan en el reporte de lo que se otorga a las organizaciones de la sociedad civil”, agrega.


Las dependencias que más subsidios aportaron a las OSC durante 2018 fueron las secretarías de Salud, Educación, Agricultura y Función Pública, de acuerdo al reporte acumulado del último trimestre de 2018 de la cuenta pública.


Entre las OSC que más subsidios recibieron se encuentran la ANUIES (132 millones), la Academia Mexicana de la Lengua (82 millones), Conade (75 millones), el Comité Olímpico Mexicano (65 millones), la Asociación Deportiva Mexicana de Básquetbol (40 millones), la Federación Mexicana de Beisbol (37 millones) y la Federación Mexicana de Tae Kwon Do (29 millones). La mayoría gongos.


Además, ese mismo año el INEA entregó mil 714 millones de pesos, casi el 63 % de los subsidios otorgados, a sus institutos y delegaciones estatales.


En cuanto a donativos, las dependencias que más entregaron recursos a las OSC fueron la Secretaría de Cultura, Inmujeres, Educación, CFE, IMSS, Pemex, Salud, SCJN, Semarnat, Economía, Auditoría Superior de la Federación y Cámara de Senadores.


Entre las OSC que más donativos recibieron en 2018 se encuentran Educadores somos todos (50 millones), Asociación Azteca Amigos de la Cultura y las Artes (43 millones 300 mil pesos), Poder Cívico (20 millones), Patronato Pro Biblioteca Vasconcelos (15 millones), Fundación Bancomer (13 millones 488 mil), Fundación IMSS (13 millones), Museo Memoria y Tolerancia (10 millones) y la Universidad Pontificia de México (10 millones).


La mayoría de las OSC que no son “gongo” recibieron 2 millones de pesos o menos de financiamiento y son asociaciones pequeñas como el Colectivo Feminista Mercedes Olivera y Bustamante A. C. (COFEMO), que en mayo cumple 30 años para lograr una vida sin violencia en los municipios indígenas de Chiapas.


No dependen solo del recurso público, este les ayuda más como apalancamiento para acceder a recursos privados, cuentan con financiamiento de la Fundación Kellogg, Indesol, Slow Food (con sede en Italia) y Active Citizens (con sede en Inglaterra). El financiamiento más alto que hemos tenido ha sido de 100 mil dólares para un proyecto de dos años.


Las organizaciones de la sociedad civil, además están enfrentando el riesgo de que tampoco puedan recibir recursos privado, debido a que el SAT ha retrasado la publicación del Directorio de Donatarias Autorizadas 2019 en el Diario Oficial de la Federación y la acreditación por parte del SAT para expedir recibos deducibles de impuestos.


Ante esa incertidumbre y que las empresas están cerrando sus presupuestos, todas las OSC que son apoyadas quedarían sin recursos privado durante este año y el gobierno se quedaría sin la ayuda que muchas OSC ofrecen, a través de su trabajo, a la sociedad mexicana.


A nivel mundial, el 36 % del financiamiento de las organizaciones de la sociedad civil provienen de fondos públicos, de acuerdo con un estudio de la Johns Hopkins University, en México es del 8 % aproximadamente.


Información tomada de Animal Político, para leerla completa ingresa aquí.


¿Te interesó la publicación? Síguenos en facebook ¿Qué Pasa? y mantente informado de lo que sucede en Sonora.


11 vistas