Delincuente enfermo de tuberculosis arrojó saliva policías para tratar de evitar ser detenido

Ahora las enfermedades contagiosas se han convertido en un arma para los delincuentes, ya que un sujeto enfermo de tuberculosis asaltó una tienda y para tratar de evitar ser detenido por los agentes policiacos que lo enfrentaron cuando salió del negocio les arrojó saliva.

Pero ni aun así pudo escapar y fue detenido para que enfrente los cargos de robo con violencia y lesiones por peligro de contagio. A Max Francisco “N.” se le decretó prisión preventiva por los hechos mencionados.

En el asalto a la tienda de abarrotes, se apoderó de varias cajetillas de cigarros cuando amenazó a la encargada de nombre María del Carmen con un cuchillo de 40 centímetros de largo. Antes de salir de la tienda, lesionó a Ramón “N.” en el cuello con el arma blanca.

Sin embargo, en la huida fue perseguido por agentes policiacos a quienes les arrojó saliva, sabiendo que padece tuberculosis, como una forma de ahuyentarlos, pero no logró su propósito.