Desnudan corrupción en el IMSS.

248 contratos por 674 millones de pesos a 6 empresas de una misma familia que ha regalado viajes a China, Miami a funcionarios del IMSS.


Empresas propiedad de una misma familia simulan la competencia de las licitaciones en licitaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que les ha entregado 248 contratos por un total de 674 millones de pesos a la red de seis negocios y a cambio ha regalado viajes a funcionarios.


Dacega Corporation, DCG Technology, Carimed Equipos, MED Prime, International Equipment JCB e Innovación MEC son empresas proveedores de equipo médico de alta especialización como unidades de rayos x, electrocardiógrafos, camas, camillas, unidades de monitoreo de signos vitales y unidades de anestesia para atender a los pacientes del IMSS, administradas por María Isabel Camacho; y en la que participan sus hijos, una hermana, sobrina, empleados y exempleados, según consta en actas del Registro Público de la Propiedad y del Comercio.


A pesar de les fue comprobado que falsificaban registros sanitarios de los equipos médicos que vendían, lo que fue confirmado por el medio de comunicación Animal Político con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), continuaron como proveedores del IMSS aun cuando


Construyen red de empresas.

Las empresas fueron fundadas apenas unos meses antes de que empezaran a ganar contratos y obtuvieron 489 millones de pesos sin competir con nadie, ya sea con procedimientos de adjudicación directa o por invitación a tres proveedores, en los que participaban las mismas integrantes de la red.


Pero en total, la red ha cobrado del IMSS 674 millones de pesos, según una revisión hecha por Animal Político a cada procedimiento ganado por las empresas.

Un ejemplo de las irregularidades es la licitación E367-2016. Ahí el IMSS invitó a “competir” a todas las empresas de la red: MED Prime, JCB, DCG, Dacega, Carimed e Innovación MEC, aun cuando cinco de las seis empresas tienen como apoderada legal a María Isabel Camacho, dos de ellas comparten oficinas y en otras dos, los socios son sus hijos.


También hay constancia de que los funcionarios que asignaron los contratos recibieron boletos de regalo para viajar a Miami y a Pekín. Tres funcionarios del IMSS, quienes firmaron casi la mitad de los 248 contratos, por ejemplo, viajaron en 2014 a Miami con boletos pagados por las empresas.


La relación comercial entre estas compañías y el IMSS inició en 2012 y continuó hasta 2018. En esos años, el Instituto estuvo dirigido por José Antonio González Anaya, actual secretario de Hacienda, y por Mikel Arriola, candidato a la jefatura de gobierno de la Ciudad de México por el PRI.


Respuesta de los beneficiados:

María Isabel Camacho, proveedora del IMSS negó la existencia de una red beneficiada por el IMSS, pero confirmó la compra de boletos de avión para cuatro funcionarios de la dependencia y que, en uno de los casos, esto había sucedido “por un abuso de confianza” de una de sus exempleadas.


José Antonio González Anaya y Mikel Arriola, exdirectores del instituto de salud no quisieron hablar sobre el apoyo que recibieron de la red de empresas para viajes.

A pesar de las irregularidades, el IMSS informó que aún no investiga a ninguna de las empresas de la red o a sus representantes.


La simulación

La red de empresas tiene a María Isabel Camacho al centro. De las seis compañías, ella es apoderada de cinco y administradora de una de ellas, según las actas constitutivas; dos tienen el mismo domicilio fiscal (Dacega y Carimed); para las licitaciones intercambian domicilios y representantes ante el IMSS: Daniel Gutiérrez, hijo de Isabel, ha representado a tres empresas y Guadalupe Camacho, su tía, a cuatro.


Dacega Corporación es la única compañía que la contadora María Isabel Camacho reconoce como suya, pero es su sobrina Patricia Gutiérrez Camacho, la apoderada legal. La empresa se constituyó por Cecilia Gutiérrez Camacho y Mario Camacho Reyes, hija y padre de María Isabel, de acuerdo a información del Registro Público de la Propiedad y Comercio (RPPC).


Dacega ha vendido 98.9 millones de pesos al IMSS en 76 contratos y su domicilio fiscal es Juan Tinoco 147 C, colonia Merced Gómez, mismo que ha sido utilizado por otra empresa de la red, Juan Carlos Belman, accionista principal International Equipment JCB y ha facturado para el IMSS como persona física. En el RPPC consta que Belman otorgó poder general de la empresa a la misma María Isabel Camacho.


La empresa JCB ha vendido al IMSS equipos por 121.6 millones de pesos, según información del sistema Compranet que Animal Político revisó con el apoyo del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).


Carimed Equipos y Distribuidora Ceppi también son empresas registradas con el mismo domicilio Dacega. Ceppi fue proveedora del IMSS hasta 2010, dejó de licitar al instituto por ser inhabilitada por tres meses por incumplimiento de un contrato.

La administradora y representante de Carimed es Gloria Sarmiento, pero ella desde 2011 le otorgó poder general de la empresa a María Isabel Camacho. El domicilio de Sarmiento es Cerrada 12 de Octubre #18A, colonia Huayatla, Magdalena Contreras: la misma dirección que Mario Camacho, padre de María Isabel, registró como su domicilio particular.


Otro de los hijos de María Isabel, Daniel Gutiérrez, aparece como socio principal de DCG Technology, pero poco después de su constitución, Daniel también otorgó el poder general a su madre.


MED ha obtenido 324 millones de pesos con sólo 17 procedimientos por la venta de equipo médico al IMSS, pero solo cuatro fueron por licitación abierta. María Isabel Camacho aparece como apoderada legal de esta compañía y uno de los dueños de esta empresa era chofer de la contadora.


Innovación MEC consiguió entre 2014 y 2016 contratos por 26.4 millones de pesos, estas operaciones derivaron en una denuncia por usurpación de identidad que interpuso Escalona, dueña de la empresa.


Mec es la sexta firma, propiedad de Miriam Escalona, abogada que trabajó por tres años para María Isabel Camacho y sus empresas pero concluyeron su relación laboral en septiembre de 2014, cuando le pidieron, según la versión que Escalona dio a Animal Político, alterar los registros de los equipos ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

32 vistas