En tres años se pagaron 60 mil millones de pesos en ductos que no funcionan.

La CFE calcula que desde 2015, se ha pagado a las empresas del sector privado 62 mil millones de pesos por la renta de gasoductos que no están funcionando, debido a que los contratos de gas natural que tiene con el sector privado estipulan pagos incluso cuando no se está entregando el producto; si la comunidad se opone o en caso de que el cliente adopte decisiones como, por ejemplo, usar el carbón en vez de gas natural.


Ante ello la Comisión Federal de Electricidad (CFE) busca renegociar los generosos contratos de gas natural o se corre el riesgo de quebrar si no se consiguen nuevos términos, indicó Manuel Bartlett, director general.


Por su parte el presidente Andrés Manuel López Obrador expresó su optimismo, al tiempo que criticó el hecho de que tales contratos existan. “Se han hecho negocios jugosos al amparo del poder público, se han celebrado contratos leoninos, contratos para favorecer a particulares”.


Bartlett mencionó tres compañías que recibían pagos de la CFE a pesar de los ductos inservibles Trascanada, Carso e IEnova.


IEnova, empresa filial de Sempra Energy, con sede en San Diego, California, surtía desde mayo de 2017 a CFE, pero el ducto dejó de funcionar en agosto siguiente debido a “actos de sabotaje” que fueron reportados a las autoridades locales y federales. El presidente de IEnova es Carlos Ruiz Sacristán, secretario de transporte y comunicaciones durante seis años, con Ernesto Zedillo.


0 vistas