Encerrada familia por dos horas y la policía nunca llegó.

A las 03:00 horas de ayer lunes en la calle Mártires de Cananea, en la colonia Misión del Sol, una familia se despertó al escuchar que se había activado la alarma del carro de un vecino, era un grupo de jóvenes que intentaba entrar a la casa.

Aldo Castro, propietario de la casa habitación, amigos y vecinos llamaron 911, quienes informaron que se canalizó a la unidad 917, sin embargo, esta unidad nunca llegó, autoridades señalan que sufrió una descompostura en el camino y que después se envió la unidad 1016, pero indicaron que no pudo ingresar al domicilio por contar con acceso controlado.

Sin embargo, Aldo Castro indicó que abrieron el portón de acceso hasta en 14 ocasiones para que pudieran acceder los agentes policíacos.

La familia se encontraba dentro de la casa y se resguardaron por dos horas en una de las recámaras mientras personas intentaban entrar a su casa y Aldo no dejaba de llamar al 911. Su temor era la seguridad de sus hijos, uno de ellos con discapacidad.

A través del número 911, se recibió por lo menos ocho llamadas solicitando auxilio, de parte la familia, afirmó la Secretaria de Seguridad Pública, la respuesta de parte las personas que canalizaron los reportes era que la unidad estaba en camino y el reporte estaba atendido.


La unidad 1016 acudió posteriormente durante el día a tomar fotos fuera del domicilio, hasta el momento la familia no sabe cual es el fin de que la patrulla acudiera después de los hechos.


Aldo manifestó que se encuentra inconforme con la información que generan las autoridades a los ciudadanos, con los que se manejan del combate a la inseguridad, así como la indiferencia que ha tenido las autoridades municipales y estatales en la atención de su caso.



590 vistas