Hacen justicia por propia mano en Cajeme.

En tres puntos distintos de la localidad dejaron hombres torturados y amordazados, de acuerdo a los vecinos los hombres se dedicaban al atraco de casa habitación.

El primer caso se registró en el Canal Bajo y vías del ferrocarril en Esperanza, luego en la calle 400 y Michoacán; dos hombres fueron aventados de un carro y en Valle Dorado se localizó a otro en circunstancias similares.

Las personas se encontraban amarrados de manos y pies, con pelo rapado, con una leyenda inscrita en la frente de la cabeza que decía “Soy rata” y contaban con una cartulina con el texto "a todos los ratas que andan haciendo daños, esto les va a pasar".


15 vistas