El doble juicio: El de "El Chapo" y el de los políticos mexicanos.


El proceso ante la justicia que enfrenta Joaquín Guzmán Loera en Estados Unidos esta revelando un “doble juicio” el que se lleva contra “El Chapo” Guzmán, y el que se lleva a políticos mexicanos en secreto.


“En el juicio real, el gobierno de Estados Unidos está procesando a Joaquín Guzmán Loera. Según los fiscales, Guzmán obtuvo hasta 14 mil millones de dólares como líder del Cártel de Sinaloa, una fortuna que supuestamente protegió con sobornos exorbitantes y un ejército de asesinos profesionales.


Sin embargo, en una suerte de segundo juicio, los abogados de Guzmán básicamente están encausando al Gobierno de México. Según lo que dicen, la policía y los políticos del país no solo son corruptos, sino que también han conspirado durante años con el socio de Guzmán, Ismael Zambada García, para incriminar a ‘El Chapo’ a cambio de cuantiosos sobornos”, dijo Alan Feuer, periodista del diario New York Times.


Testimonio de Jesús “El Rey” Zambada sobre asesinatos de “El Chapo”


Jesús “El Rey” Zambada García, operador del Cártel de Sinaloa en la ciudad de México y testigo de la Fiscalía de Nueva York contra Joaquín “El Chapo Guzmán” detalló la relación entre los Zetas y el Cártel y por qué estalló la guerra entre ellos.


Informó ante la corte Federal sobre cómo el acusado por narcotráfico habría ordenado varios asesinatos de sus rivales, así como sobornos a policías para poder actuar con impunidad.


Alan Feuer, el periodista dentro de la Corte reportando las principales incidencias para The New York Times, escribió que Zambada detalló que uno de los asesinatos que Guzmán Loera habría ordenado es el de Rodolfo Carrillo Fuentes, quien fue asesinado en 2014 en un cine de Culiacán, junto con su esposa, luego de que se negó a darle la mano a “El Chapo”.


También señaló que “El Chapo” ordenó el asesinato de Julio Beltrán Leyva por haber desobedecido una orden de no hacer un envío de cocaína a Acapulco.

El testigo afirmó que en 2002 cambió la estructura del Cártel de Sinaloa después de que Edgar Valdez “La Barbie”, miembro de esta organización, asesinara al hermano de uno de los líderes de Los Zetas.


La Barbie se refugió con Arturo Beltrán Leyva, de Sinaloa, quien le brindó protección, iniciándose los problemas entre ambos cárteles, hasta desembocar en la guerra en 2008.


Zambada es hermano de Ismael “El Mayo” Zambada, para muchos el verdadero jefe del Cártel de Sinaloa. “El Chapo” Guzmán y “El Mayo” son compadres, aunque esa relación debe estar rota, se supone, para permitir que “El Rey” decidiera testificar en el juicio. Se espera que al menos otro familiar de “El Mayo”, su hijo, testifique próximamente contra Guzmán Loera.


Corrupción en el aeropuerto.


Zambada, a cargo de las operaciones del cártel en Ciudad México, detalló la corrupción en el aeropuerto de esta ciudad permitió la llegada de aviones comerciales con cargamento de cocaína desde Suramérica, así como mordidas a policías.


Explicó que pagó personalmente 250 mil dólares a un capitán de la policía para evitar que Guzmán Loera fuera capturado en 2003 en la montaña donde se había refugiado, tras fugarse de una cárcel de máxima seguridad dos años antes.


Los lujos de “El Chapo” descritos por su mano derecha: “El Tololoche”.


Al menos cuatro jets, yate, casas en cada playa, un zoo y células rejuvenecedoras en Suiza algunos de los lujos de Guzmán Loera.


Las operaciones del Cártel de Sinaloa llegaron a ser tan lucrativas que “El Chapo” llegó a regalar más de 50 coches a sus empleados una Navidad, cada empleado podía escoger un auto entre tres modelos diferentes: Thunderbird, Cougar y Buick. aseguró Miguel Ángel Martínez, “El Tololoche”.

La opulencia con la que vivió el narcotraficante mexicano a principios de la década de 1990 fue descrita durante el juicio al detalle por “El Tololoche”, un mexicano que fue su mano derecha desde 1986 a 1998.

Miguel Ángel Martínez, piloto de “El Chapo” dijo obtuvo su licencia en Texas, era encargado de hablar con los cárteles de Colombia (Cali, Medellín), de recibir los cargamentos que llegaban desde este país y enviarla a Estados Unidos, y hacer los pagos, entre otro trabajo como “gerente”, que incluyó abrir oficinas para Guzmán Loera en diferentes lugares del país.


Así como entraban millones también salían.


“El Chapo” tenía cuatro o cinco mujeres diferentes, varias familias que mantener y empleados a los que pagar explicó Miguel Ángel Martínez. Dijo que una de sus labores era ir a recoger los entre ocho y diez millones de dólares que llegaban cada mes a Ciudad de México en cada jet que tenía Guzmán y luego colocarlos en maletas que llevaba a los bancos para depositarlos allí.


Según dijo, él y “El Chapo” viajaron por todo el mundo, desde Europa, Hong Kong, Estados Unidos y Japón a toda Latinoamérica, y Guzmán le pagaba un millón de dólares cada diciembre.


Así transportaban, hasta por túnel en Sonora.


Martínez “El Tololoche” también relató los métodos del transporte de droga de México a Estados Unidos: desde un túnel en Agua Prieta, Sonora, que permitía pasar la droga a Douglas, en Arizona, y que funcionó aproximadamente desde 1988 a 1990, a un negocio de colocación de droga en 600 o 700 latas de chile diarias que se llevaban en camiones desde Tijuana a Los Ángeles.


Se declara inocente.


“El Chapo”, que ha estado detenido en confinamiento solitario desde su extradición a Estados Unidos a principios del año pasado, se ha declarado inocente de los cargos de que acumuló una fortuna multimillonaria al traficar toneladas de cocaína y otras drogas en una amplia cadena de suministro que llegaba a Estados Unidos.

De ser declarado culpable, enfrentaría una posible sentencia a cadena perpetua. Su juicio, ahora en la tercera semana, podría durar cuatro meses.


Se cancela testimonio de un testigo que diría sobre el pago de 6 millones de dólares a un presidente de México.


Esta semana, otro testigo colaborador estaba programado para aparecer. Los fiscales no lo han identificado. En un texto publicado hoy, los reporteros señalan que se esperaba que un miembro importante del Cartel de Sinaloa tomara el puesto de testigo “y testificara que pagó al menos 6 millones de dólares en sobornos a uno de los presidentes de México”.

Pero el testigo nunca tuvo la oportunidad de contar su historia después de que los fiscales se opusieran a la línea de interrogatorio y el Juez federal en gran parte trabajó en secreto e impidió que el testigo fuera escuchado.


Información de Sin Embargo


0 vistas