Karen Espíndola pide perdón

Movió las redes sociales sin desearlo: 26 millones de usuarios fueron engañados por la joven quien envió mensajes a su mamá diciéndole que el taxista estaba sospechoso y luego el dispositivo fue apagado.


La preocupación familiar llevó a su hermano a pedir ayuda a través de redes sociales para localizarla. Sin embargo todo era mentira, la joven escribió eso para poder quedarse en el bar hasta la madrugada y después seguirle en casa de un amigo.


Su hermano, avergonzado, dijo que no debió confiar en su hermana pero hizo lo que otro familiar directo haría: tratar de protegerla.


Ahora, Karen acepta que nunca debió haber enviado esos mensajes a su mamá, parece arrepentida y dice que nunca midió las consecuencias de sus actos.

20 vistas