La Conasami es una fábrica de pobres y debe desaparecer: organizaciones civiles.

Piden revisar los salarios para que se recupere el poder adquisitivo.


Más de 60 organizaciones no gubernamentales solicitan a Andrés Manuel López Obrador que durante su administración recupere el poder adquisitivo de los salarios y que elimine la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) por ser una “fábrica de pobres”.


Hace unos días, la Confederación patronal de la República Mexicana (Coparmex) había pedido al próximo gobierno refundar la Conasami para establecer nuevas políticas de salario mínimo.


Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, integrada por las organizaciones, señaló en un comunicado que el próximo Gobierno federal debe atender la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de incrementar urgentemente el salario mínimo, suficiente como lo demanda la Constitución y recuperar gradualmente el poder adquisitivo de los trabajadores, cómo acción indispensable para combatir la pobreza.


Rogelio Gómez Hermosillo, coordinador de la agrupación, dijo que entre las acciones que debe tomar la administración de Andrés Manuel López Obrador se encuentra la desaparición de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimo y reemplazarla con un organismo donde participen representantes de los trabajadores, los patrones y expertos de la sociedad civil y la academia.


“El monto del salario mínimo no puede estar de manera alguna por debajo de lo que cuesta lo mínimo indispensable para vivir. El monto de la línea de bienestar usada para la medición de la pobreza es un umbral infranqueable, un límite inferior indiscutible y fuera de duda. Quien trabaja no debe ser pobre, porque así lo establece el art. 123 y también diversos tratados internacionales que son vigentes en México por la disposición del art. 1º de la Constitución. Esto es lo que dice la CNDH”, señaló el representante de las ONG’s.


Los datos más recientes publicados por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) muestran que 4 de cada 10 trabajadores reciben un ingreso laboral menor al costo de la canasta de alimentos, lo que es una violación a los derechos humanos.


Colocar el salario mínimo por encima del costo de la canasta básica, es 102 pesos por día y 3 mil 060 pesos por mes como un primer paso para iniciar la recuperación gradual, responsable y sistemática de los salarios.


Información de, Sin Embargo.

4 vistas