Las víctimas colaterales pasan desaparcebidas en el atentado contra secretario de Seguridad

Mientras que la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México informó la detención del presunto autor intelectual del atentado contra el titular del organismo, Omar García Harfuch, ocurrido la mañana del viernes, dos mujeres víctimas en el enfrentamiento parecen pasar desapercibidas por las autoridades, quienes apenas las mencionaron, destacando las condiciones del secretario.

Dos de los escoltas quedaron muertos en el enfrentamiento que duró aproximadamente 15 minutos en Lomas de Chapultepec, una zona residencial. Pero además, Gaby y Tania pasaban en esos momentos en el lugar porque se dirigían a trabajar en la venta de quesadillas.

Quedaron en el medio de los balazos, con sicarios disparando a más no poder con armas de alto poder, desde las utilizadas para derribar helicópteros hasta cuernos de chivo y lanza granadas. Todo un ataque planeado y orquestado aparentemente por José N., alias Vaca ya detenido, del Cártel Jalisco Nueva Generación, calificado como el más violento y sanguinario del país. En total detuvieron a 14 personas.

Los delincuentes prepararon la emboscada desde las cuatro de la mañana y esperan hasta pasadas las seis, cuando el secretario se dirigía a una reunión con la jefa de Gobierno, con sus escoltas de siempre, a la que nunca llegó.

Tres balas no pudieron terminar con la vida del secretario. No tuvo la misma suerte Gaby, la humilde joven que vendía quesadillas y cuya vida le fue arrebatada en este enfrentamiento que TV Azteca lo ha calificado como un desafío al Estado. Su hermana Tania recibió un balazo, pero vivió para contarlo.

Estas dos mujeres víctimas de la violencia imparable en México que no merecieron la misma atención que el secretario y los dos escoltas fallecidos. Sus familiares pedían que le entregaran el cuerpo de Gaby, pero ni en eso recibían respuesta. Daños colaterales de la fuerza de un cártel que también tiene en la mira, de acuerdo a las mismas autoridades, al secretario de Relaciones exteriores, Marcelo Ebrard, el secretario de Seguridad a nivel federal, el sonorense Alfonso Durazo y al titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto.

Mientras el mismo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se ufana del combate a las bandas criminales, mexicanos comunes siguen cayendo.

0 vistas