Pequeña de SLP gana demanda para mejorar su escuela

Una menor que estudia el quinto año de primaria logró obligar a las autoridades educativas de San Luis Potosí, después de un litigio, a mejorar las instalaciones de la escuela a la que acude haciendo valer sus derechos como niña.


Laura Coria Martínez, juez Octavo de Distrito en San Luis Potosí, resolvió a favor de la pequeña Marichuy y también dio a esta menor la oportunidad de inconformarse con su decisión y de mejorar con infraestructura la forma en la que las y los niños que acuden a la escuela primaria José María Pino Suárez toman sus clases.


MJLR, como se refiere la juez a Marichuy para proteger sus datos dentro de su expediente, acudió a la justicia federal para reportar que las instalaciones a las que acude para estudiar desde el cuarto año no son seguras, están descuidadas y ponían en riesgo su salud, ya que podían caerse o provocar otros daños en su cuerpo, así como en el de sus compañeros.


Con apoyo de la organización Renace, sede en San Luis Potosí, Marichuy denunció en 2019 que carecía de baños limpios y servibles, así como bebederos para tomar agua y la ausencia de un profesor para su grado escolar. El baño para los menores era una letrina, la cual al llenarse obligaba a las niñas a aguantarse hasta terminar las clases y a los niños a hacer sus necesidades en las jardineras.


La escuela es la registrada bajo la clave 24DPR3104W, ubicada en la localidad de San José del Barrio, municipio de Soledad de Graciano Sánchez contaba con un aula en ladrillos de cemento, desgastados y sin pintarse. A la salida del salón donde se impartían clases multigrado, una toma de agua con una cazuela debajo que podía juntar el agua hasta tornarse amarillenta. Detrás, un cuarto con al menos cinco escalones a su entrada, en el que se guardaban materiales de todo tipo como tablas, tubos y palos.


Hoy, tras alegatos judiciales y luego de una suspensión con efecto restitutorio o de tutela anticipada, por la cual se demandó verificar que la escuela no sea peligrosa para MJLR, la primaria José María Pino Suárez cuenta con tres aulas pintadas y remodeladas, y la instalación de bebederos y baños adecuados.


La sentencia, otorgada en lenguaje sencillo por la jueza oriunda de Morelia, Michoacán, también contempla que se equipe ventilación para que, aunque haga calor, puedan Marichuy y sus compañeros estar bien cuando reciban clases, así como bebederos, sanitarios suficientes y todo lo necesario para que la escuela cuente con computadoras y los menores puedan aprender a usar esos medios de comunicación y cuenten con una biblioteca.


4 vistas