Se disfrazó de su hija para escapar de prisión

Clauvino da Silva era su nombre: un presidiario de Río de Janeiro Brasil, acusado de narcotráfico y lo sentenciaron a 73 años de cárcel. Él intentó escapar de prisión disfrazándose de su hija, para lo cual ocupó de muchos accesorios, entre ellos una máscara látex, sin embargo lo descubrieron.


Su baja estatura le pudo haber ayudado pero los custodios se dieron cuenta regresándolo a su celda. Sin embargo, el interno no soportó su intento frustrado y decidió quitarse la vida.


Fue encontrado colgado para lo cual utilizó una sábana de la misma celda. Da Silva era conocido como “Ronca” y se encontraba en una prisión de máxima seguridad.

0 vistas