Un perro callejero convenció a policías que le permitieran integrarse a la corporación policiaca

Alguien le puso de nombre “Chilaquil”, un perro que vagaba por las calles de Conkal, un municipio cercano a Mérida, en Yucatán. El can empezó a seguir una y otra vez a los agentes policiacos que realizaban recorridos de vigilancia en escuelas y calles.


Por fin los convenció: la directora de la policía de ese municipio, Melina Cobián, informó que adoptaron al perro y será entrenado para que sea agente canino antinarcóticos. “Chilaquil” se muestra feliz.


Los mismos policías bañan y lo han vacunado al perro y ya empezaron sus clases de entrenamiento en los que participa en forma entusiasta el perro: cambió su vida de perro indigente a elemento de seguridad.

22 vistas